Audiovisuales - Intenciones

 

LA PRIMERA: Desarticulación del lenguaje audiovisual para, a través de su aprehensión, poder generar una actitud crítica con respecto a las piezas audiovisuales que se nos presentan en la cotidianidad. Tanto la ridiculización como el aislamiento de los elementos y mecanismos del lenguaje audiovisual (música, ritmos, efectos, caracterizaciones...) son un ejercicio muy efectivo para desentrañar los mensajes audiovisuales del mainstream.

La publicidad es un ejemplo muy interesante porque concentra en muy poco tiempo y con una efectividad asombrosa el discurso de audiencia. Se hace, por tanto, necesario el aprendizaje de las estrategias de marketing que transforman al espectador en mero consumidor. La película en proyección la convertimos en un dispositivo de reflexión, el cual puede ser fragmentado para mostrar una de sus partes o enfrentado con otros fragmentos de películas o discursos audiovisuales. El fragmento genera un desplazamiento de significado que también provoca la aparición de ideas propias sobre la obra por parte del espectador. Este uso del fragmento se complementaría con la creación de una dvdeteca, que tratara al cine como arte y que hiciera que el cine fuera una herramienta de conocimiento en el aula, como sucede con los libros. “No se trata de formar otro gusto sino simplemente de formar un gusto” (…) “Que el cine entre en los hábitos por impregnación” [1].

 

LA SEGUNDA: Producciones a partir del conocimiento adquirido a través de debates, investigaciones, visitas y encuentros con profesionales. El director cubano Julio García Espinosa, nos da las pistas para la creación desde su propuesta de “Cine Imperfecto”. Para desarrollar sus planteamientos parte de hacer más hincapié en los procesos que en los resultados. También destaca que hasta hace poco el director de cine pertenecía a una élite que poseía tanto los medios técnicos, como la formación para su uso. El cine era una opción no al alcance de todos. Ahora viviríamos una situación de "Justicia social" ante la posibilidad de que todos, dentro de los límites del cine imperfecto, podemos hacer cine. Aquí surge el pensamiento de Marx cuando presagiaba que en el futuro no habría pintores, sino hombres y mujeres que se dedicaran a pintar. El arte siempre ha sido una necesidad para todos aunque no fuera una posibilidad. García espinosa nos invita a superar esta tendencia y pasar del cine de masas, que es en realidad para las masas, a que las masas hagan cine. Como el arte popular se desarrolla como parte de la vida, el audiovisual se trasladaría a este lugar sacándolo del elitismo intelectual. "La conversión del arte (del culto) en un arte definitivamente pagano, es decir, popular" [2]. De hecho, el arte cada vez incluye más al espectador y se hace más interactivo, incluso siendo el espectador parte de la obra. El cine imperfecto y nosotros lo recogemos en nuestra experiencia, nos lleva a mostrar el proceso, a evidenciar los problemas, al contrario del cine comercial. El nuevo cineasta-niñ@ se desarrolla como artista y se realiza vivencialmente como persona. El cine no sólo debe divulgar conocimiento sino que debe ser otra forma de conocimiento.

 

LA TERCERA: Generación de criterios creativos propios, tanto para la producción como para la distribución, que no reproduzcan los modos de producción, ni las funciones del audiovisual en el sistema capitalista , surgiendo las piezas de la necesidad de los niños y niñas y no de los intereses creados (fama, trabajo, obra como mercancía, imitación de valores...). Debemos hacer hincapié en el hecho comunicativo que haga del audiovisual un vehículo para la transmisión de ideas. Es el momento también de generar nuevos contenidos que inevitablemente generarán nuevas formas, ya que no entendemos una separación radical entre contenido y forma.

De esta manera, para los proyectos que intentan reflexionar en torno a la comunidad educativa la intención es recoger las ideas de experiencias anteriores como El tren cinematográfico de Medevkin, que filmaba a obreros en fábricas colectivizadas, con la intención de que luego ellos se vieran y, a través del debate, mejoraran y solucionaran los conflictos de la colectivización. Este uso del cine se produjo en la Unión Soviética pero existen proyectos actuales de arte colectivo de los que nos queremos nutrir. Uno de ellos es el colectivo CineSinAutor [3] que parte del cine sin autoría.

 

LA CUARTA: Naturalizar un debate dentro de las familias respecto del audiovisual, donde surjan nuevas formas de ver, de distribuir, nuevas funciones y espacios para el audiovisual y una producción propia no reproductiva que sea una herramienta cotidiana. Formar un núcleo-herramienta de formación en los medios audiovisuales.

 



[1] Bergala, Alain. La hipótesis del cine. Pequeño tratado sobre la transmisión del cine en la escuela y fuera de ella. Laertes (2007).

[2] Garcia Espinosa, Julio. La doble moral del cine. Ollero & Ramos (1996).